«Andalucía Sabor 2019». Lo que el aove no ve.

«Andalucía Sabor 2019». Lo que el aove no ve.

Desde “Dando la Vara”, te contamos nuestra visita a esta feria gastronómica, pero como no, centrados principalmente en todo lo relacionado con el aove. Por supuesto, a través de una visión diferente: es “Lo que el aove no ve” (pero que el “gran Batuti” de Dando la Vara, sí ve), de Andalucía Sabor 2019.

El viaje.

Como casi siempre, cogí coche compartido, con la suerte de que la conductora iba también a la feria. Al montarme, veo que a la copiloto la conocía de algún evento. Era la “blogera gastronómica”, Chari Serrano de “Mi cocina y otras cosas”, y a su lado conduciendo, la chef Miriam Cozar, directora de “Biodiverxa”,proyecto que une la alta gastronomía, la protección de la bidiversidad y la responsabilidad social y cultural. Así que imaginaros: “mono-gastro-tema” hasta la llegada a Sevilla. El chavalito que venía también con nosotros acabó hasta el gorro de eventos, recetas y maridajes. Al pobre le salió caro el ir a visitar a su novia…jeje.

La feria.

Recogida de la acreditación al llegar, y toma de contacto por los dos pabellones habilitados. Tentador «salón del vino», macrostands de casi todas la Diputaciones de las provincias andaluzas formadas por empresas de todo tipo, aunque con la ¡¡¡increíble excepción de Córdoba!!! Se ve que su Diputación estaba aún de vacaciones en Fuengirola. ¿O es que en esta provincia no hay productos de calidad…? (modo ironía). Doy fe de que los hay…, y muchos.

Era curioso el encontrarte puestos con mariscos, luego mostradores llenos de bolsas de alimentos congelados, otros de ibéricos… Una miscelánea bastante divertida. Pero yo iba a lo que iba…¡¡aove!!

Andalucía Sabor 2019

El «Salón del Aove»

Constaba de tres zonas, distribuidas cada una de ellas por aceites de diferentes provincias. Mi intención era ir «olisqueando» las copas de cata y luego, las más interesantes, probarlas en boca. A modo de resumen, a continuación os pongo “lo bueno y lo menos bueno”:

Al llegar, aparte de las azafatas que te servían, había un equipo de unas tres amables catadoras que iban presentándose, y “situando” a los que íbamos llegando. Se agradece el que te vayan asesorando, y el compartir opiniones. Además la degustación resulta mucho más divertida.

Las fichas de cata
bien elaboradas y claras; la información detallada y muy completa.

Picos y pan ricos, no blandengues y mohosos como he sufrido
algunas veces en otros eventos. ¡Que se note que es una feria gastronómica!

“Pelotazo” el tener representación de aceites de todas las provincias andaluzas, ya que
muchas veces solo encuentras del “tridente galáctico” Jaén-Córdoba-Málaga.  Fantástico poder disfrutar también de la “Verdial de Huévar” de la zona de
Sevilla y Huelva, la “Lucio de Granda”,
o la “Lechín” de Sevilla y Sierra de
Cádiz.

De todos los que caté, solo en uno percibí que tuviese
defectos tan evidentes  como para retirar
la botella, por lo que la calidad de muestras era bastante aceptable para las
fechas en que estamos.

Andalucía Sabor 2019
Salón del AOVE

Como aspecto negativo, decir que los mostradores en los que se encontraban las copas de cata, estaban iluminados por dentro. Esto transmitía calor a las copas. Al principio, muy bien, pero cuando ya iba pasando el tiempo, parecía que te estabas tomando un “caldito de puchero” al venir de marcha en “Fin de Año”. Para la próxima, eso hay que corregirlo.

La anécdota. Uno de los productores que estaba por allí (en este caso del aceite de producción Biodinámica “Pilares”), ante mi interés por su aceite me hizo un “test quinesiológico” (perdón si no es este el término exacto), para demostrarnos como “su aceite” era el que desprendía mayor energía positiva. ¡¡Espectacular!! Las catadoras que estaban por allí y yo…, flipamos.

El paseo por los stands de los productores.

Complicado, la verdad. Imaginaros una marca que os interesa, os acercáis a su mostrador, y tenéis al lado un cortador de jamón dándole al violín como uno de décimo curso de conservatorio, y enfrente otro friendo “tortillitas de camarones”. Difícil concentrarse en el aove, y en la charla con el productor, jejeje. Empiezo a rallarme, cuando de repente me doy cuenta que no estoy en “Expoliva”, sino en una feria gastronómica donde hay de todo. Relax “Batuti”… Con la visita al stand de un gran hojiblanca como es “We the Legend” de “Aceites Palacio Oliaxi”, volvimos a la paz espiritual…

La ruta terminó con una pequeña degustación de aceitunas de mesa, que para eso ya estamos en época de verdeo.

Andalucía Sabor 2019

La reflexión final.

La “persistencia en
boca”
que me queda de la feria respecto a los aceites la resumo con el
siguiente símil:

No es lo mismo la forma de envejecer que han tenido Brad Pitt o Angelina Julie, que John Travolta o Madonna. Los primeros, sin operaciones de estética (creo), tras una juventud pletórica, llena de vida, de experiencias, de fuerza…, han envejecido, claro. Pero mantienen, pese al paso del tiempo, un encanto y una belleza diferente, pero a la vez extraordinaria.

Los segundos, tras
una juventud idéntica a Brad y Angelina, han “sufrido” más con el paso del
tiempo. Digamos que han tenido una madurez digna, un paso honroso a la
senectud, pero alejado del glamour y
la efervescencia de antes.

Pues en la feria
he podido comprobar que, pese a no olvidar la premisa de que el tiempo (a diferencia del vino), no es
un buen aliado para los aceites, no
todos llegan a la “vejez” de la misma manera
.

Los aoves han ido cambiando y evolucionando. Así, marcas que probé allá por noviembre las he vuelto a probar ahora, y  les ha ocurrido como a estas “celebrities”, que tenemos aceites “a lo Brad Pitt”, o aceites a lo “John Travolta”.

Moraleja.

¿Habrán pasado algunos aceites por el quirófano? ¿Habrán sufrido largas sesiones de “cirugía estética” o “botox” a modo de: “mezclas con otras variedades que no aparecen en la etiqueta”, “refrescado de aceites”, “mezclas de campañas”, etc…, para camuflar su inevitable llegada a la vejez? Desde “Dando la Vara” denunciamos cualquier tipo de fraude, y apoyamos a todos los productores (afortunadamente la mayoría), que hacen las cosas bien y de manera honesta para poner este producto donde se merece, en lo más alto. ¡Ahí lo dejo!

 Si quieres quince minutos más de “hora de recreo” lee la crónica de la visita a Olivera 2019

AUTOR

COMENTARIOS

  1. En un primer lugar darte las gracias por seguir dando la vara… Razón no te quito con la luz del mostrador y el caldito de puchero.. Cambiando el aceite de vez en cuando seria suficiente para solucionarlo. Pienso..

    Algunos detalles son importantes, como los picos, la temperatura de cata, etc.

    El aceite no solemos beberlo, sino cocinar, aderezar, maridar etc… y enlazarlo con la salud.. Para mi es primordial.

    Creo que Jaén se toma más enserio este tipo de cosas, quizás por eso , fue la única provincia que cuando entro en el escenario principal, del auditorio, tres de sus mejores cocineros, Trabajaron codo a codo , Aove, Castillo Canena y ellos.

    El discurso es mucho mas profundo… pero solo es una reflexión..

    1. Enrique

      Buenas Che. Lo primero, darte las gracias por tu comentario y por leer el blog. Estoy totalmente de acuerdo en la asociación aove-salud. Es primordial. Por lo demás, me parecen muy interesantes tus reflexiones. Está claro que otras zonas productoras deben tomar nota de lo que se está implicando la provincia de Jaén en todo lo relacionado con los aceites vírgenes extra de calidad. Seguimos «Dando la Vara». Saludos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

NOTICIAS RELACIONADAS