0 Productos - 0,00
0
  • CARRITO VACÍO
La ruta de los «olivos eternos»

La ruta de los «olivos eternos»

Tras darte este paseo por «el museo», podrás visitar nuestra tienda online con los mejores aoves «premium» en dandolavara.com.

¡¡GASTOS DE ENVÍO GRATUITOS¡¡ al realizar tus compras.

El olivo y el arte

Mi objetivo con esta pequeña ruta sobre «el olivo y el arte» es doble. Primero, saber disfrutar de la belleza del paisaje del olivar; sí, ese que por tenerlo más visto que la cara de Juan Imedio o de Jordi Hurtado, nos parece aburrido y monótono. Nada que ver con la visita a un parque natural, o un acantilado costero. ¿Pero nos hemos parado a mirar un manto de olivos que se pierde en lontananza?, ¿nos hemos dado un paseo por el campo escuchando el «silencio de los olivos»?, ¿y qué me decís del cimbreo de ramas y hojas bajo una suave brisa o el chasquido de los pajaritos saltando de rama en rama, cohibidos ante nuestra mirada persecutoria?

Y segundo, disfrutar del olivar de otra forma, ¿cómo?, pues admirando un cuadro. Como si estuviésemos en el campo, pero dentro de un museo o una galería de arte. Será otro tipo de paseo en el que se mezclarán «el olivo y el arte».

Ruta por las pinacotecas del olivo

Como premisa importante, comentaros que soy bastante ignorante con respecto al mundo del arte, pero me gusta de vez en cuando un buen chute de cultura pictórica. Me he documentado para la elaboración del post, lo que me ha permitido sorprenderme, e incluso deleitarme, con algunas obras y con sus creadores. Vamos, que me ha encantado elaborar este artículo, y reconozco que he aprendido bastante.

La visión que os voy a dar, es mi visión. Es decir, la opinión de alguien que no tiene ni idea del tema. Esta «inocencia» puede ser muy útil, tan útil como cuando le doy a catar por primera vez a alguien un aove. Su opinión no condicionada, da mucha información. Pues con esto, lo mismo. Esta ha sido mi selección personal.

1-Olivos (1889) «Vincent van Gogh». : Minneapolis Institute of Arts, Minneapolis (Estados Unidos).

Olivos (1889) «Vincent van Gogh»

Empezamos fuerte. Con uno de los «máquinas» de todos los tiempos, D. Vicente van Gogh (que no van Gaal, ni van Basten). Por lo visto, este cuadro lo pintó cuando el pobre había perdido ya un poco la «chaveta, y se había cortado una oreja». Tras salir del hospital de Saint Remy (en la Provence francesa), donde estuvo un tiempo ingresado, se puso a pintar sus paisajes como loco. Entre ellos, nada más y nada menos que dieciocho sobre los olivos, lo cual le servía de terapia. Las líneas onduladas (fijaros en los troncos), eran reflejo de su mente enferma.

2- Olivos en el jardín de Moreno (1884) «Claude Monet». Michael Coen (colección privada).

Olivos en el jardín de Moreno (1884) «Claude Monet»

Otro de los «impresionistas» que realmente impresionan: Claude Monet. A simple vista, esta obra me recuerda más a un paseo por la «Sierra de los Alcornocales» que a un olivar, pero si D. Claudio dice que son olivos, pues nada, olivos. ¿Y quién era el tal Moreno? ¿José Luís Moreno el de ¡tooomaaaa Moreno! de Rockefeller? Podría ser, porque ambos son casi de la misma quinta, jeje.

El Moreno de la época, era cónsul de Bordighera, localidad de la Liguria italiana, fronteriza con Francia. Este, vivía en un palacio que por lo visto tenía un jardín que era «una pasada». Los bohemios «gafapastas» de la época se daban «cosquis» por obtener los permisos por entrar allí a pintar. Parece que nuestro amigo Monet lo consiguió, lo que no sabemos es como. Conocería al portero, como en las discotecas de glamour…, y le dejó pasar.

3- Olivos (1888) «Pablo Ruíz Picasso». Museo Picasso de Barcelona.

Olivos (1888) «Pablo Ruíz Picasso»

Pablito pisha, me acabo de enterar que los olivos son de hoja caduca, y que la pierden en otoño. Se ve que te entró hambre, y pasaste de ponerle las hojas a las ramas. Por cierto, ¿cómo se te ocurre ponerte a dibujar el olivar de Horta de San Juan (Tarragona), un día de niebla…? Además, la firma me recuerda al «D.E.P» de las lápidas.

4- Paseo entre los olivos de Collioure (1906) «Henri Matisse». Metropolitan Museum of Art (New York)

Paseo entre los olivos de Collioure (1906) «Henri Matisse»

Esto ya es otra cosa, se me alegra la vista. Colorines a tope. Ya sé de quien se ha copiado «Doña Ágatha» para sus diseños de moda: de mi tocayo Matisse. Muy cerquita de Perpignan, junto a la frontera con España, el artista se traslada a un pueblecito precioso de la costa francesa: «Colliure». Allí se impregna de la luz del Mediterráneo, y le sale esta preciosidad de olivar lleno de vida. Normal que se pegara sus paseítos por aquí. Se jartaba de «tapenade», de «vin rouge» del Languedoc, y a andar por los olivos para bajar los excesos. Lo mismo que hacía mi amigo Starki en su pueblo de la Subbética antes de que se volviese comodón, y le saliese una buena «bartola» de nueve meses ¿eh Lulu?

5- Aceituneras (1957) «Rafael Zabaleta» (colección privada)

Aceituneras (1957) «Rafael Zabaleta»

Arrabal de Quesada/Paisaje de la Bóveda y Fique (1957) «Rafael Zabaleta»

Una de las agradables sorpresas del post, el andaluz de Quesada (Jaén), Rafael Zabaleta. A mi lo de Pintor Zabaleta, solo me sonaba del callejero de algunas localidades, pero admito que me han encantado sus obras. De hecho, cuando esté por allí amenazo con ir visitar el Museo de Quesada, donde se encuentran algunos de sus cuadros.

No he podido contenerme, pese a que no es una obra de un paisaje, el incluir en la selección las «Aceituneras». Aparte de la belleza, los trazos, y los volúmenes tan atractivos, destaco su «hiper-realismo», ya que se cumple la máxima de todos los trabajos y de la vida en general: «mientras que unos/as se jartan de currar, otros/as se la tocan con las dos manos». Perdón por lo burdo del refranero, pero me ha salido así.

6- Siurana, el camí (Siurana, el camino) (1917) «Joan Miró». Museo Nacional Centro de Arte «Reina Sofía».

Siurnana, el camino (1927) Joan Miró

Este cuadro lo he seleccionado, no solo por la importancia de su autor, Joan Miró, sino también por representar a la población que da nombre a una de las D.O. más importantes de los aceites catalanes: La denominación de origen «Siurana», en Tarragona. En la obra, aparecen las lomas y terrazas habituales de esa zona, con sus típicos olivos de la variedad «morruda» o «morrut» en catalán.

7- Vareadores de mi pueblo (2007) «Miguel Barahona» (colección privada).

Vareadores de mi pueblo (2007) «Miguel Barahona»

También tenía ganas de incluir algún cuadro más contemporáneo, más actual, de nuestro tiempo. Tras buscar algo que me llamase la atención, he descubierto al pintor andaluz de Puente Genil (Córdoba), Miguel Barahona. He disfrutado con sus obras costumbristas sobre las labores agrícolas en el olivar. Todas tan llenas de realismo… ¡que parecen fotos!. Como estamos «Dando la Vara», estaba claro cual iba a ser la elegida…

8- Apunte de olivos (1914) «Joaquín Sorolla» (Museo Sorolla).

Apuntes de olivo (1914) «Joaquín Sorolla»

Tal vez sea porque de pequeño he vivido un par de años en Valencia, y nos ponían sus obras en el colegio, le tengo un cariño especial a Joaquín Sorolla. Cuando vi este precioso ejemplar, ni lo dudé. Tengo la suerte de conocer su museo en Madrid, y me encanta. ¿Quién dijo que en Madrid no había playa? Id al Museo Sorolla (sin premio), y ¡no olvidad la toalla! Madriles, mucho mejor que Benidorm, jeje.

9- Olivar, paisaje de Cadaqués (1922) «Salvador Dalí» (colección privada).

Olivar, paisaje de Cadaqués (1922) «Salvador Dalí»

Otro genio, Salvador Dalí. No me pegaba mucho encontrármelo pintando olivos, la verdad. Lo tenía por alguien más disruptivo, pero claro, siendo de Figueras, el paisaje del olivar también lo tenía metido en vena, como buen «mediterráneo».

Todos tenemos siempre algún sitio o zona que no conocemos y a la cual estamos deseando ir. Esto me ocurre a mi con Gerona capital, la zona del Alto Ampurdán-Costa Brava, y por supuesto la protagonista de este cuadro: «Cadaqués». Contemplando la pintura, me han entrado unas ganas enormes de darme un paseo por sus calles y alrededores. Incluida una visita a la Casa-Museo de Dalí, que tiene que ser un pelotazo.

10- La vieja friendo huevos (1618) «Diego de Silva y Velázquez». National Galleries of Scotland (Edinburgh).

La vieja friendo huevos (1618) «Diego de Silva y Velázquez»

Ojú chiquillo, qué «pechá» de olivos. ¿Y si nos hacemos unos huevos frititos de esos ecológicos que le gustan a Diego de Velázquez ? ¿Pero los freímos con aceite de girasol? ¿Tu estás tonto o qué?, menos mal que la abuela usa aceite del bueno, de oliva virgen extra. No sabe ná la abuela…

Conclusiones

Se acabó lo que se daba. Pero no quiero finalizar sin decir en voz alta que he alucinado. No me podía imaginar que el olivo haya sido objeto, como cual musa, o bella modelo, de tantas miradas por parte de muchísimos genios de la pintura. Está claro que la cultura del aceite tiene un lugar destacado en el arte pictórico. Im-presionante.

Salimos del museo, ¿quieres darte ahora un paseo por la  tienda online de «Dando la Vara»?

¡¡GASTOS DE ENVÍO GRATUITOS¡¡ al realizar tus compras.

AUTOR

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

NOTICIAS RELACIONADAS